CARREGANDO...
 

 

MANUAL DE MANTENIMIENTO DE PISCINAS
 

ARRANQUE DE LA PISCINA 1: REVISIÓN Y PUESTA A PUNTO DE LA DEPURADORA

 

 

Revisión del equipo de filtración

 

EL FILTRO 

 

El filtro es el elemento responsable de retener las impurezas presentes en el agua de la piscina, es decir, de realizar la filtración. Un filtro infra dimensionado para el volumen de agua a tratar, o cuya capacidad de filtración se encuentre disminuida por un mantenimiento inadecuado, repercutirá en un mayor consumo eléctrico – se necesitan más horas de funcionamiento de la bomba para compensar -, en un mayor consumo de productos químicos y en consecuencia, en un agua de baño menos natural, más “agresiva”.

Esquema Interior Filtro Arena 

 

 

En instalaciones que dispongan de filtro de arena - la gran mayoría -, es muy recomendable realizar una limpieza y desinfección intensivas del interior del filtro para destruir algas, virus o bacterias resistentes y eliminar incrustaciones de cal que apelmazan la arena y disminuyen su capacidad de filtración. Esta operación la denominamos “REGENERACIÓN DE ARENAS”. En nuestro comercio especializado puedes encontrar productos específicos para realizar esta labor de forma limpia y sin esfuerzo.

 

 

No obstante, cada cuatro o cinco años - dependiendo de la calidad del agua y del mantenimiento efectuado, incluso antes - es necesario sustituir totalmente la arena del filtro. La operación de “CAMBIO DE ARENAS” exige la manipulación de algunos elementos del equipo que, de no realizarse adecuadamente, pueden afectar posteriormente a la estanqueidad del sistema. Además es un trabajo que requiere cierta técnica y bastante fortaleza física – en los filtros domésticos han de extraerse a mano entre 100 y 350 kg de arena por un orificio del tamaño de un plato -, por lo que es mejor dejar esta operación en manos de un especialista. Es importante recordar que la arena del filtro NO ES ARENA NORMAL. Se trata de un SÍLEX especial de muy fina granulometría. Últimamente se están empezando a emplear diversos materiales para sustituir al sílex tradicional como materia filtrante, sin necesidad de cambiar el filtro. De probada eficacia resultan las “ZEOLITAS NATURALES” que llevan años utilizándose en los filtros biológicos de las peceras y estanques, y cuya aplicación más conocida a nivel popular es la arena de gatos. Las Zeolitas Naturales, que para su uso en piscinas se fabrica en una granulometría muy pequeña, destacan por su alta capacidad de filtración – hasta 10 veces superior al sílex -, por su facultad para absorber amoníacos disueltos en el agua – que provienen del sudor y la orina de los bañistas, y que, en combinación con el cloro, producen un característico y desagradable olor -, por el ahorro de agua que se obtiene – se reduce la frecuencia con que debemos hacer lavados del filtro - y por una mayor vida útil – en determinadas circunstancias puede llegar a durar hasta un 50% más que el sílex -. Otro sustituto del sílex, cuya eficacia se está empezando a probar, es el VIDRIO FILTRANTE fabricado a partir de vidrio reciclado.

 

Descubre Nuestra Oferta en Cambio de Arenas al Filtro por Zeolitas 

 

En las instalaciones que dispongan de filtro de diatomeas, habrá que extraer los discos de tejido que se encuentran el su interior para proceder a una exhaustiva limpieza con agua a presión, ayudándose si fuera preciso con un cepillo suave. En casos extremos puede ser necesario emplear algún producto desincrustante – actúa con precaución y consulta con un especialista –. Los discos deteriorados deberán ser sustituidos inmediatamente. También limpiaremos con agua a presión el interior del filtro, antes de introducir de nuevo los discos y cargar la cantidad de diatomeas indicada para el tamaño del filtro. Los filtros de cartucho y los filtros textiles reciben un tratamiento similar, sólo que en estos casos no necesitamos el aporte de materia filtrante.

 

LA BOMBA

 

La bomba de la depuradora – el conjunto de motor y prefiltro - es el componente encargado de hacer circular el agua de la piscina a través del filtro. Conviene evaluar su rendimiento para garantizar una velocidad de filtración apropiada – volumen de agua desplazado, por unidad de tiempo, por unidad de superficie de filtración; es decir, relación entre el caudal de la bomba y el tamaño del filtro -. Si el rendimiento de la bomba es bajo, necesitaremos más horas de funcionamiento diario – mayor consumo eléctrico - para obtener una filtración mínimamente aceptable y posiblemente no dispongamos de caudal de agua suficiente para realizar los lavados periódicos que exige el filtro.

 Bomba Filtración Piscina

 

El manómetro nos indica la presión de trabajo del sistema; una presión anormalmente baja significa que la bomba está ofreciendo un rendimiento escaso – aunque también existen otras explicaciones que no tienen relación con el rendimiento de la bomba -. Esto puede deberse a: un bajo nivel de agua en la piscina, cestillo saturado o roto, mal ajuste de la tapa del prefiltro o junta deteriorada, entrada de aire en los circuitos hidráulicos, obstrucción de tuberías, falso contacto eléctrico o conexión inadecuada – en determinados motores -, envejecimiento irreversible de la bomba…  La mayoría de estos problemas pueden detectarse tras un rápido chequeo y tienen fácil solución. Otros tal vez requieran la intervención de un técnico especializado.

 

 

LAS VÁLVULAS

 

Las válvulas del equipo de filtración sirven para dirigir el flujo de agua que circula por el interior de las tuberías. Nos permiten seleccionar de dónde “tomamos” el agua de la piscina – fondo, skimmer o limpiafondos - y adonde queremos enviarla. Si observamos que alguna de las válvulas gotea, puede significar que existe una entrada de aire en el circuito que afectará al rendimiento del sistema. Si el tipo de válvula lo permite – las válvulas de bola de PVC suelen incorporar enlaces para acceder fácilmente a su interior -, habría que revisar el estado de las juntas, el teflón de las roscas o el apriete de los enlaces. Cuando la manipulación de las válvulas exige una fuerza inusitada, tal vez sea necesario sustituir el cuerpo de la llave o incluso la batería de válvulas completa – estos ajustes son especialmente importantes en las válvulas de aspiración del equipo -.

 

Una válvula singular que podemos encontrar unida al filtro, es la VÁLVULA SELECTORA de seis vías. Por su relevancia en el funcionamiento del equipo de filtración merece una atención especial. La función de esta válvula es “seleccionar” el camino que recorrerá el agua, una vez sale impulsada de la bomba. El diseño de una válvula selectora es un derroche de ingenio. En un espacio muy reducido y con la manipulación de una sola maneta es posible realizar hasta seis maniobras diferentes - FILTRACIÓN, VACIADO, CERRADO, LAVADO, RECIRCULACIÓN y ENJUAGUE -. De no existir, necesitaríamos instalar cinco válvulas normales para conseguir, con distintas combinaciones, una maniobrabilidad semejante. Sin embargo, el ingenioso mecanismo que se haya en su interior está expuesto a constantes fricciones y cambios de presión, lo que termina produciendo un desgaste y desajustes que pueden concluir en problemas graves, que no siempre son fáciles de diagnosticar.

 

Esquema Funcional de una Válvula Selectora

 

 

 Uno de los efectos más perjudiciales que ocasiona el malfuncionamiento de la válvula selectora es la pérdida de agua de la piscina. Cuando la maniobra seleccionada es “Filtración”, un desajuste importante puede provocar que parte del agua que impulsa la bomba se pierda por el desagüe – evidentemente esto no debería suceder si tenemos una válvula de seguridad instalada en dicha tubería -. Por la misma razón, un porcentaje del agua que debería pasar a través del filtro regresa a la piscina sin ser filtrada, lo que repercute en una disminución importante del rendimiento del equipo, en un consumo eléctrico más elevado, en una mayor necesidad de tratamiento químico... y en consecuencia en un agua de peor calidad. Ante el menor indicio de que la válvula selectora está empezando a fallar, es conveniente sustituirla.

 

EL CUADRO ELÉCTRICO

  

 

El cuadro eléctrico de la depuradora es, ante todo, un elemento de seguridad. Su función principal es proteger a los bañistas y a la persona que maneja el equipo de una descarga eléctrica que puede resultar fatal – agua y electricidad no son una buena combinación -. Naturalmente también sirve para accionar y proteger el motor de la bomba y la iluminación de la piscina y para programar el funcionamiento automático del equipo.

 Debido al riesgo que entraña una mala manipulación de este componente, es altamente recomendable dejar las reparaciones eléctricas o cualquier reconfiguración del sistema en manos de personal técnico cualificado.

 

Sin embargo, tal vez desees comprobar una serie de características que tu instalación debería reunir.

 

Revisión de la Instalación Eléctrica por un Técnico Especialista

 

La caja de alojamiento de los elementos que componen el cuadro eléctrico de la piscina, por las condiciones del entorno en el que suele situarse, debe ser plástica, estanca y cerrada, con una compuerta de cierre hermético que nos permita acceder de modo seguro a los componentes que el usuario debe manejar – interruptores y reloj programador -. La alimentación eléctrica del motor o de cualquier complemento eléctrico instalado dentro del local técnico y expuesto a un posible contacto con quién ha de manipular el equipo, deberá realizarse mediante manguera eléctrica antihumedad – suele ser negra y redonda, como el cable de muchos electrodomésticos – y no debe presentar desperfectos ni empalmes. La instalación debe estar obligatoriamente protegida por un interruptor diferencial de alta sensibilidad, a ser posible exclusivo, cuya finalidad es interrumpir el suministro eléctrico cuando detecta un cortocircuito o una derivación – como la que se produce cuando sufrimos un descarga eléctrica -. El diferencial puede estar situado dentro del cuadro eléctrico de la depuradora, o al principio de la línea de alimentación – normalmente dentro del cuadro eléctrico general de la vivienda -. Es muy importante que la instalación incorpore una toma de tierra apropiada, aunque esto no se puede comprobar sin acceder al interior del cuadro, por lo que en caso de duda, lo mejor es solicitar la intervención de un técnico.

Se acerca la temporada de baños y es el momento de pensar en acondicionar nuestra piscina para prevenir problemas durante el verano. Para empezar, sería interesante revisar a fondo nuestro equipo de filtración y aprovechar la pretemporada para efectuar la revisión.

  •  Balnea realiza la revisión de su instalación y emite   un
  • informe de la misma  por sólo 25€.

_____________________________________________

ARRANQUE DE LA PISCINA 2: LIMPIEZA Y ACONDICIONAMIENTO DEL VASO


Si has tenido el acierto de proteger químicamente el agua de tu piscina durante los meses de desuso (invernaje) y dispones de una cubierta de invierno que haya evitado la acumulación excesiva de suciedad en el fondo (o has realizado limpiezas regularmente), ahora no será necesario vaciar la piscina y la puesta en marcha será casi automática. En cualquier caso, recuerda que está recomendado un vaciado íntegro cada 4 o 5 años para efectuar una desinfección en profundidad de todas las superficies sumergidas.

 

Si por el contrario no has podido evitar que el agua se echara a perder, la puesta en marcha de tu piscina se complica considerablemente y no te quedará más remedio que vaciarla para proceder a una exhaustiva limpieza y desinfección del interior del vaso.

 

 

     Restauración de la Lechada del Revestimiento

 

 

ARRANQUE DE LA PISCINA CUANDO NO ES NECESARIO VACIAR

 

Una vez realizada la revisión de la depuradora y llevadas a cabo las operaciones de mantenimiento del equipo, se procederá al desmontaje, limpieza y recogida de la cubierta (si disponemos de ella). No conviene demorar mucho esta operación, ya que a medida que avanza la primavera y los días son más largos y calurosos, la cubierta actúa potenciando la acción de los rayos solares y aumentando notablemente la temperatura del agua. Este “calentamiento” neutraliza la defensa química que proporcionan los productos de invernaje (sólo funcionan con temperaturas del agua < 15 ºC) y en consecuencia el agua requiere más horas de filtración y un tratamiento químico adecuado para no estropearse.

 

A continuación realizaremos una limpieza del fondo, preferentemente con el limpiafondos manual. En función de la suciedad acumulada, puede ser necesario realizar esta operación con la válvula selectora en la posición “VACIADO” para no saturar el filtro (si lo hacemos así es conveniente mantener el llenado abierto para compensar la bajada de nivel). Cuando hayamos terminado, sólo nos quedará realizar un tratamiento químico adecuado (véase “ARRANQUE DE LA PISCINA 3: TRATAMIENTO QUÍMICO INICIAL”) y mantener la depuradora en funcionamiento manual durante al menos 24 horas para tener nuestra piscina lista para el baño.

 

Operaciones de Arranque Piscina         

 

 Balnea realiza el arranque de su piscina por 125 €

(hasta piscinas de gresite de 12 X 4)

 

 

ARRANQUE DE LA PISCINA CUANDO HAY QUE VACIAR

 

Si eres afortunado y tu piscina dispone de vaciado por gravedad, esta operación (y la posterior evacuación del agua de aclarado durante la limpieza) será tan sencilla como abrir una válvula y esperar que la gravedad haga el trabajo.

 

Si no tienes tanta suerte y necesitas emplear el motor de la depuradora para desaguar la piscina, puedes encontrarte con dificultades. Ten en cuenta que si la piscina está muy sucia y cargada de materia en suspensión (hojas, ramas, insectos, plásticos, tierra…), no deberías utilizar la bomba de filtración para extraer el agua. Las bombas de las piscinas están preparadas para trabajar con “aguas limpias” y por lo tanto la capacidad del cestillo del prefiltro para retener sólidos es muy escasa. Lo más probable es que el cestillo se obstruya rápidamente e impida el paso del agua, con lo que el motor trabajará en vacío y seguramente sufrirá daños graves (si quitamos el cestillo las consecuencias pueden ser nefastas). Incluso si la piscina no está demasiado sucia podemos tener problemas para vaciarla hasta el final (por entradas de aire u obstrucción en los circuitos; por la diferencia de altura entre la bomba y el fondo de la piscina; etc…). Para evitar estos inconvenientes la solución es emplear un equipo independiente de bombeo (una bomba sumergible es ideal), preparado para “aguas sucias”, que además nos será de mucha utilidad para extraer el agua de enjuague que se acumulará durante la limpieza.

 

Existe un tipo de piscina que según las recomendaciones del fabricante nunca debe vaciarse completamente. Nos referimos a las piscinas de "LINER", que requieren un tratamiento muy particular. En estos casos lo mejor es ajustarse estrictamente a las indicaciones facilitadas por la empresa instaladora o el propio fabricante.

 

 

LIMPIEZA Y DESINFECCIÓN DEL INTERIOR DEL VASO

 

Cualquiera que haya limpiado alguna vez una piscina expuesta sin ninguna protección a los efectos devastadores de un prolongado abandono, sabe lo duro y desagradable que puede resultar este trabajo. Colonización masiva de algas, bacterias, virus, hongos e insectos; gran acumulación de materia orgánica en descomposición sobre el fondo; formación de incrustaciones calcáreas sobre el vaso y en el interior de la maquinaria; daños irreparables en el revestimiento y los accesorios subacuáticos... son sólo algunas de las consecuencias de esta vieja costumbre, todavía muy extendida, de descuidar la piscina durante el invierno creyendo que esto representa un ahorro de dinero o esfuerzos. Nada más lejos de la realidad. Sea como sea, si queremos evitar situaciones comprometidas durante la temporada, que amenacen la salud de los bañistas, y prevenir contratiempos que dificulten las labores de mantenimiento, es primordial realizar una minuciosa limpieza y sobre todo una desinfección profunda de todos aquellos elementos que estarán en contacto con el agua de baño. Dada la trascendencia del proceso de limpieza de la piscina, y considerando la dureza del trabajo y el riesgo para la salud que puede implicar la manipulación inexperta de productos químicos muy tóxicos, recomendamos confiar este trabajo a una empresa especializada.

 

 

     Estado de la piscina tras un prolongado abandono     Operaciones de Limpieza

Balnea presta servicios de LIMPIEZA PROFESIONAL

con las máximas garantías sanitarias.

 

Para empezar, una vez vacía la piscina es aconsejable evitar que el sol reseque la suciedad adherida sobre el revestimiento para facilitar la tarea. Lo ideal es vaciar la piscina durante la noche e iniciar la limpieza a primera hora de la mañana (si esto no fuera posible, es conveniente realizar algún enjuague de las paredes durante el vaciado). Cuando hayamos recogido las hojas y residuos más voluminosos, procederemos a enjuagar los circuitos de filtración haciendo circular agua por el interior de las tuberías hasta que salga limpia. A continuación hay que eliminar la suciedad y depósitos de cal de paredes, fondo y accesorios empleando un desincrustante eficaz (p.e. DESINCRUSTANTE EXTRA de ASSUR) apropiado para cada tipo de revestimiento y atendiendo las indicaciones del fabricante o el distribuidor (puedes encontrar una amplia gama de productos específicos para la limpieza de tu piscina en nuestro comercio especializado).

 

¡¡ PRECAUCIÓN !!

Es importante protegerse los ojos, las manos, el cuerpo y las vías respiratorias

 

En esta parte del proceso puede resultar útil una hidrolimpiadora de alta presión, sin embargo para eliminar determinadas manchas o adherencias probablemente sea necesario aplicar varias veces el producto desincrustante e incluso frotar con un cepillo fuerte. Para la línea de flotación existen productos especiales (p.e. BORDNET de BAYROL) que ayudan a eliminar la marca oscura que se forma por los residuos de grasa corporal, cosméticos, materia orgánica… Ciertas manchas que se forman gradualmente con el paso del tiempo, por una mala calidad del agua o una limpieza deficiente (como las incrustaciones de cal que se depositan sobre las paredes, y de forma especialmente notable sobre la zona superior del revestimiento donde la sedimentación se ve favorecida por la constante evaporación del agua) tienen muy difícil solución.

 

La segunda fase (la más importante) consistirá en aniquilar de raíz las algas que hayan podido arraigar sobre el revestimiento y los accesorios, y en una desinfección eficiente de las superficies sumergidas que garantice la destrucción de los microbios (bacterias, hongos, virus...). El producto más eficaz para desempeñar ambas funciones es el HIPOCLORITO SÓDICO, pero hay que tener cuidado a la hora de utilizarlo ya que no es apto para piscinas de fibra-poliéster, pinturas, revestimientos de PVC tipo LINER, materiales cromados, etc...

  

No debemos olvidar la limpieza y desinfección también de los elementos subacuáticos, prestando especial atención a las zonas menos accesibles como el interior de los focos, donde las algas y los microorganismos encuentran un lugar perfecto para anidar. Podemos aprovechar también para reponer las piezas de los accesorios de filtracion que falten o estén deterioradas (cestos o compuertas de skimmer, rejilla del sumidero, boquillas de impulsión...) y para comprobar el funcionamiento de los proyectores y proceder a su reparación o sustitución en caso necesario.

 

¡¡ PRECAUCIÓN !!

Esta operación requiere la manipulación de componentes eléctricos que quedarán sumergidos bajo el agua,

por lo que sólo debería realizarla un tecnico cualificado.

 

Los accesorios de acero inoxidable como las escaleras pueden tratarse, una vez limpios, con un ABRILLANTADOR PARA ACERO INOXIDABLE (puedes encontrar una amplia gama de productos específicos para la limpieza de la piscina en nuestro comercio especializado)

 

 

RESTAURACIÓN DEL REVESTIMIENTO

 

El revestimiento del vaso no sólo desempeña una función decorativa. Algunos recubrimientos como el "LINER" o el "POLIÉSTER" actúan, de hecho, como una barrera indispesable para asegurar la contención del agua. En el caso del "GRESITE" y de otros acabados similares, el material refuerza la estanqueidad del hormigón. Además de impermeable, el revestimiento suele ser liso y uniforme para impedir los depósitos de suciedad que favorecen el crecimiento de algas y microbios. Por lo tanto también interviene de forma activa en el mantenimiento de la higiene de nuestra piscina. De poco nos servirá hacer un buen trabajo con la limpieza y la desinfección si el revestimiento está deteriorado. Para prevenir problemas serios durante la temporada, es preciso realizar un reconocimiento del interior del vaso para asegurarnos de que nuestro revestimiento goza de buena salud.

 

Operaciones de restauración de la Lechada del Revestimiento Vítreo

Balnea presta servicios de RESTAURACIÓN DE LA LECHADA con total garantía desde 11 €/m2.

 

REVESTIMIENTO VÍTREO - GRESITE: Nos aseguraremos de reponer todas las piezas de gresite que puedan haberse desprendido, empleando un material de agarre apropiado. Si la caída de piezas es numerosa y está agrupada, puede significar que existe un problema grave que incluso podría estar afectando a la estanqueidad de nuestra piscina (fisuras o grietas en el hormigón; material de agarre de escasa calidad, incompatible con el soporte o simplemente mal utilizado; zonas de la estructura debilitada; etc...) En estos casos lo mejor es recurrir a una empresa especializada para que nos asesore. La lechada del revestimiento (el material de relleno de las juntas) desempeña varias funciones importantes: refuerza la impermeabilización del vaso, afirma el gresite obstaculizando su caída y evita la acumulación de suciedad en las juntas que propicia la aparición de algas y microorganimos nocivos. Si se observa una reducción significativa y general del relleno de las juntas, es el momento de restaurar la lechada aplicando un buen mortero a base cemento blanco, áridos seleccionados, aditivos especiales y pigmentos estables. Este trabajo requiere el dominio de la técnica y bastante fortaleza física (han de soportarse temperaturas extremas en una atmósfera asfixiante, saturada de polvo), por lo que, una vez más, recomendamos recurrir a la experiencia de una empresa especializada.

 

 

Instalación de un LINER REFORZADO          Instalación de un LINER REFORZADO

Balnea es instaladora oficial de LINER REFORZADO ALKORPLAN

 

REVESTIMIENTO DE PVC - LINER:  Aunque este material necesita poco mantenimiento, es preciso comprobar que no existen perforaciones o desgarros que pudieran estar afectando a la estanqueidad de la piscina. En los liners finos estos daños suelen traducirse en una  pérdida de tensión que provoca un evidente encogimiento y pérdida de la forma original, incluso cuando la piscina está llena. Los liners reforzados conservan mejor su forma, aunque también pueden experimentar una ligera retracción, con la piscina llena, cuando han sufrido algún desperfecto de ese tipo. Contacta con una empresa especializada para subsanar el problema. Algunas afecciones del liner, como una pronunciada decoloración o una pérdida considerable de la elasticidad (el material se vuelve quebradizo), son irreversibles y el único remedio es la sustitución de la lámina.

 

REVESTIMIENTO DE FIBRA DE VIDRIO - POLIÉSTER: Los daños más habituales en este tipo de revestimiento son la decoloración que con el tiempo origina el tratamiento químico, el resquebrajamiento (fisuras, grietas, desconchones...) producido como consecuencia de haber permanecido vacía la piscina durante un prolongado período de tiempo o por defectos en el soporte, y la formación de ampollas debidas a la filtración de agua por capilaridad (lo que se conoce como OSMOSIS). Mientras que el primero es una cuestión puramente estética, en los otros casos la gravedad del problema aconseja actuar con determinación y ponerse en manos de profesionales para proceder a una restauración adecuada del material.

 

 

TRATAMIENTO PREVENTIVO CONTRA LAS ALGAS

Antes de empezar a llenar, es muy aconsejable aplicar un tratamiento que contribuya a prevenir la aparición de algas durante la temporada de baños, especialmente en las piscinas con revestimiento vítreo dónde las juntas de cemento son un magnífico lugar para su desarrollo. Para ello utilizaremos un algicida concentrado de amplio espectro (p.e. DESALGINE JET de BAYROL) disuelto en agua, con el que impregnaremos bien todas las superficies del interior del vaso. No es necesario enjuagar.

 

una revisión de la depuradora y efectuaremos las operaciones de mantenimiento del equipo que nos marque el programa. Cuando hagamos el lavado inicial de arenas del filtro, aprovecharemos para completar el aclarado de los circuitos de filtración, que ya habíamos iniciado antes.

 

Sólo restará realizar el tratamiento químico adecuado  y mantener la depuradora en funcionamiento manual durante al menos 24 horas para tener nuestra piscina lista para el baño.

 

ARRANQUE DE LA PISCINA 3: TRATAMIENTO QUÍMICO INICIAL DEL AGUA


Aunque acabemos de llenar nuestra piscina con agua de red (incluso siendo ésta de la máxima calidad, por ejemplo la que es apta para el consumo humano), la piscina todavía no reune las condiciones sanitarias exigidas para grantizar la protección de la salud de los bañistas. El agua de la piscina no sólo ha de estar desinfectada, sino que además debe ser desinfectante. Es decir, ha de tener la capacidad de destruir los microbios que se introducen y desarrollan en la piscina por la exposición a la intemperie y ser capaz de neutralizar la gran cantidad de gérmenes que aporta cualquier persona sana cuando se baña (no hablemos ya de la contaminación que puede producir un bañista enfermo). Por esta razón es tan importante realizar un tratamiento químico adecuado del agua de la piscina antes de empezar a disfrutar de un baño seguro.

 

Análisis Químico del Agua   

 

 EQUILIBRIO DEL AGUA: pH,

 

El equilibrio del agua es la relación entre pH, alcalinidad, dureza y temperatura, y es un factor fundamental para disfrutar de un agua transparente y saludable. Si el agua no está "equilibrada", cualquier tratamiento químico de la piscina resultará inútil (se consumirá mucho más producto y el resultado será frustrante). Además un agua equilibrada manifestará una tendencia mínima a la corrosión y a las incrustaciones, lo cual es la mejor garantía para alargar la vida de nuestra piscina y de sus componentes.

EL VALOR pH

El primer paso para acondicionar el agua de baño será ajustar el pH entre 7,2 y 7,4.

El pH es una de las características más importantes del agua de la piscina y debe ser frecuentemente controlado. Es tan importante, que la eficacia de cualquier producto químico que empleemos en el tratamiento del agua dependerá del correto ajuste del valor pH. El pH del agua es un término utilizado para expresar su grado de acidez o basicidad. Existe una escala de pH que va desde 0 a 14 unidades. Un pH=7 corresponde a un agua neutra. Valores inferiores a 7 corresponden a aguas ácidas y valores superiores a 7 corresponden a aguas básicas. Para que tenga lugar una buena desinfección del agua de la piscina es necesario tener ajustado el valor pH entre 7,2 y 7,6 u. Desajustes en el pH fuera de este rango provocan importantes transtornos:

 

 

 

pH ALTO; AGUA BÁSICA: Provoca la ineficacia del producto desinfectante (cloro, bromo, oxígeno, etc...) y la rápida proliferación de algas y microorganismos, agua turbia, irritación de ojos y mucosas, destrucción de la capa protectora natural de la piel, precipitación de cal en el agua con formación de incrustaciones...

 

pH BAJO; AGUA ÁCIDA: Provoca la ineficacia del producto desinfectante y en consecuencia un mayor consumo, corrosión de los materiales de metal (incluso el acero inoxidable puede llegar a sufrirlo), deterioro del vaso, irritación de ojos y mucosas...

 

El valor pH puede medirse mediante cualquiera de los analizadores existentes en el mercado (tiras analíticas, kits de análisis colorimétrico de reactivos líquidos o tabletas, fotómetros electrónicos...) y en caso necesario (si no está comprendido entre 7,2 y 7,6) ha de modificarse mediante la adición y disolución en el agua de sustancias ácidas o básicas (correctores de pH). La cantidad a emplear debe venir reflejada en la etiqueta del producto y en general hace referencia a la dosis de corrector necesaria (expresada en gramos o kilos), para disminuir o aumentar una décima de pH (la décima parte de una unidad de pH), por un volumen de agua determinado (indicado en m³). Bastará con realizar una sencilla regla de tres para determinar la cantidad de corrector necesaria.

TRATAMIENTO PREVENTIVO CONTRA ALGAS

 

Simultáneamente a la desinfección de choque, hay que realizar un tratamiento preventivo contra las algas utilizando un algicida de calidad concentrado (p.e. DESALGINE JET de BAYROL), en una dosis que doble a la recomendada para el mantenimiento habitual.

 

Las algas son organismos vegetales uni o pluricelulares de constitución relativamente sencilla, que sin embargo pueden llegar a proliferar a una velocidad asombrosa cuando se dan las circunstancias apropiadas: una temperatura del agua cálida, la prolongada exposición a los rayos solares, la ausencia de biocidas y un nivel de desinfectante escaso (una limpieza ineficaz de la piscina al principio de la temporada puede favorecer más que cualquiera de estos factores el desarrollo de las algas). Anque no tienen efectos sobre la salud de los bañistas constituyen un caldo de cultivo para las bacterias patógenas y los hongos. Resulta mucho más costoso resolver un problema de algas en la piscina que prevenir su formación, por lo tanto es conveniente actuar contundentemente desde el principio para impedir su aparición.

 

FLOCULACIÓN DE CHOQUE

  

En aquellos casos en los que el agua de llenado no sea de buena calidad (principalmente aguas de pozo muy mineralizadas y con gran contenido en sólidos disueltos, sobre todo metales), es muy recomendable efectuar una "floculación" de choque al principio de la temporada.

 

Floculación dentro del filtro La floculación es un proceso químico mediante el cual conseguimos que las particulas coloidales dispersas en el agua, que son demasiado pequeñas para ser retenidas por los filtros tradicionales de arena y que enturbian el agua, se aglutinen formando partículas más voluminosas y pesadas. De este modo se facilita su eliminación, bien al quedar atrapadas en el filtro, bien al decantar sobre el fondo de la piscina.

 

 Balnea realiza el mantenimiento integral de su piscina (incluyendo los tres grandes bloques de este manual) desde 170 € por  mes en temporada de verano

 
 
 
 
 
 
Copyright © 2014 - Balnea, agua y ocio